jueves, 22 de marzo de 2012

Las nueve menos un minuto.


Cada mañana, de camino al colegio,
ellas dejan sus mochilas apoyadas en el árbol
y se columpian con fuerza
antes de que suene la campana.
Ensanchan el tiempo.  

Estupidez: preguntar a esas niñas cómo lo hacen.

2 comentarios:

Cielo dijo...

Inquietante todo lo que se puede encontrar en estos versos.

Encierran algo que quizá
yo intento encontrar como
algo escondido ante la luz.


enhorabuena!

Angi La Fiera dijo...

Gracias, me alegro de que los leas y te inquieten. ¡Por las inquitudes compartidas!