martes, 27 de noviembre de 2012

Breve 1.




El tiempo crece en mi mesa de trabajo.
             …Cuándo podré tocar tus manos de nuevo.

9 comentarios:

Darío dijo...

Que no te nuble este tiempo de ansia...Un abrazo.

Angi La Fiera dijo...

Esas ansias se acumulan... y animan los encuentros. Gracias, Darío.

Carmela dijo...

Una espera que parece con buen final.Un beso, Angi.

Angi La Fiera dijo...

¡Claro que sí! Si no esperase nada, sería muy mala señal. Beso, Carmela.

Boris Estebitan dijo...

Hola, que pases un lindo fin de semana, un gusto visitar tu lindo blog, te invito cordialmente a que visites el Blog de Boris Estebitan y leas un escrito mio titulado “El corazón extraviado”, saludos :)

Angi La Fiera dijo...

¡Graciaspor la visita y por la invitación!

Myriam dijo...

Buf... que largo es ese tiempo de espera.... y que bueno y breve es el tiempo en que disfrutamos de esas manos!

Angi La Fiera dijo...

Sí, Miriam, ¡pero se disfruta!. Un beso.

Amapola Azzul dijo...

Esos tiempos se eternizan...

besos.

Bello poema.